catpatrimonial | NUEVO CASAS GRANDES
15127
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15127,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

NUEVO CASAS GRANDES

NUEVO CASAS GRANDES

A casi 126 años de que se inició el proceso de fundación de la actual ciudad de Nuevo Casas Grandes, se ha convertido sin duda en el principal centro poblacional de la región noroeste del estado de Chihuahua.

 

En 1887 en Estados Unidos se implementó la Ley Edmunds-Tucker, la cual prohibía tener más de una esposa y en caso de que se comprobara que tenía más de una esposa, el gobierno tenía el derecho de quitarles sus propiedades y la posibilidad de disolver la religión mormona como tal si no se seguía estas órdenes federales en cuanto a los matrimonios plurales.

 

Debido a esto los mormones buscaron refugio en México y fue así como llegaron a la región de Nuevo Casas Grandes, asentándose así como una de las primeras colonias mormonas en México. 

 

Resultado de esto, es que entre 1886 y 1894 se forman en el noroeste de Chihuahua 6 colonias de residentes mormones, la mayoría en territorio de Casas Grandes, de las cuales las que más nos incumbe es la de Dublán fundada en 1888 cuando la Compañía Mexicana de colonización y agricultura le compraron tierras a un persona que unas fuentes ponen como un mexico-alemán de nombre Lewis Huller, teniendo estos terrenos un extensión de 15,000 hectáreas a orillas del río Casas Grandes y a diez kilómetros del pueblo con el mismo nombre. El primer colono de Dublán fue George Lake, quien llegó en 1885 a Ascensión y esperó ahí hasta 1888 para poder comprar cerca de 200 hectáreas de tierra en lo que sería colonia Dublán, estas serían destinadas a más familias que decidieran habitar la colonia. Con conocimientos de medicina Lake se volvió popular entre los colonos americanos y mexicanos quienes lo llamaban doctor Laguna ya que esa era la traducción literal de su apellido al español. Para 1896, colonia Dublán había ya prosperado, contaba con su propio molino de harina y otros granos, además de una cooperativa y tienda departamental llamada mercantil Dublán, en ese entonces contaba con alrededor de 40 familias y un aproximado de 300 habitantes. El desarrollo de esta colonia continuó y para 1905 contaba con 159 familias y una población de 1123 personas.

 

Las grandes aportaciones que estas colonias hicieron a la vida económica de la región, como lo fueron la creación de sistemas de riego para un mayor aprovechamiento de las aguas en la agricultura, la introducción de nuevas variedades de frutas y vegetales, también trajeron diferentes variedades de duraznos, peras, chabacanos y papas de los que ya se conocían aquí, introdujeron cultivos nuevos como el melón, la sandía, el cacahuate y la alfalfa que servía para el consumo del ganado vacuno. En cuanto al ganado trajeron nuevas razas de ganado lechero.

 

El ferrocarril.

 

Para mayo de 1879 siendo presidente el general Porfirio Díaz, se firmó un decreto en el cual autoriza al gobernador del estado de Chihuahua a que dé inicio a la construcción de una línea de ferrocarril que conecte la capital del estado con alguno de los puntos fronterizos, ya fuera el de Ojinaga o Paso del Norte, esa construcción dio inicio en 1881 y conectaría la futura Ciudad Juárez.

Es 1940 cuando ferrocarriles nacionales adquiere el Ferrocarril Noroeste de México, esto con la intención de que fuera parte del proyecto Chihuahua-Pacifico, el primer ferrocarril en cruzar la sierra madre chihuahuense y alcanzar el océano pacifico. 

Es a partir de esta década de 1950 cuando empieza el cambio de las instalaciones hacia NCG, el poder económico ya giraba en torno a Nuevo Casas Grandes y era la ciudad que contaba con la infraestructura para el servicio de la línea del ferrocarril y sus usuarios, hoteles, restaurantes, almacenes e industria.

Y así fue como gracias al ferrocarril, Nuevo Casas Grandes creció y se convirtió en la ciudad que ahora conocemos.

Por: Lic. Leslie Cuevas