catpatrimonial | MEOQUI
15058
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15058,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

MEOQUI

MEOQUI

Se fundó un 29 de junio de 1709, por el fraile franciscano Fray Andrés Ramírez que venía de la Misión de San Antonio de Padua hoy Julimes, después de haber hecho varios intentos por consolidarla debido a la falta de habitantes, miedo a los apaches, entre otras circunstancias. Fray Andrés,  para establecer la Misión de San Pablo, utilizó la Frase “ El río se llamará San Pedro y el pueblo San Pablo“, llegó con un grupo de familias indígenas, que se establecieron allí. Posteriormente, al irse consolidando con más pobladores, se empezó a desarrollar la agricultura con los conocimientos que los misioneros traían consigo, después se estableció como presidio militar y lugar de cambio de caballos en el trayecto hacia Rosales y/o paso del norte.

Al paso del tiempo se conoció como una comunidad próspera en todos los sentidos con los limitantes del tiempo, el lugar y la población. En el año 1811, después del estallido de la guerra de independencia, Miguel Hidalgo el “Padre de la Patria” llegó a este lugar encabezando los presos insurgentes y estuvo recluido el 20 de abril, en este lugar en el antiguo presidio, en la ruta de la Libertad, personaje que fueron ajusticiando en San Felipe El Real de Chihuahua el 30 de julio de ese mismo año. De esta estancia se desprende la leyenda del Botón de oro.

 

 

En 1862, creció mucho la población y se decidió hacer otro templo católico, fueron muchas las expectativas que se inició en ese año y se concluyó en 1877, templo que se considera una joya arquitectónica con muchas anécdotas y leyendas, como la 2da. Torre y los túneles.

Además, San Pablo consolidó su desarrollo y se convirtió en un centro agrícola y comercial muy importante, todos acudían a comprar, a divertirse entre otras cosas, en las fiestas de San Pedro y San Pablo, todo el año y más en el mes de junio.

En el año 1866, sucedió un cambio político muy importante para San Pablo, llegó el Presidente Benito Juárez con dirección a la cd. De México y pernoctó en este lugar decretando la ascensión de categoría a Villa y el cambio de nombre por el del General Pedro Meoqui, quien murió en Parral el 8 de agosto de 1865, mismo que desempeñó la Jefatura del Batallón de Supremos Poderes, el presidente Juárez le reconoció sus servicios.

 

 

En los años en que estalla la Revolución, Meoqui fue emporio agrícola que lo sigue siendo, que es muy valioso para la revolución debido a que se conseguían granos y forrajes para los caballos, el principal medio de transporte de aquellos tiempos, lo que permitió que no hubiera grandes conflictos por estos lugares.

Sin embargo, aquí se desarrolla una batalla a la salida sur de la población entre las fuerzas federales y las de la convención, resultando vencedores los convencionistas no afectando a nuestra población.

 

 

En el año 1966, se le otorga la categoría de ciudad y se autoriza el traslado de los restos del Gral. Pedro Meoqui, a este lugar.

Poco después debido a sus recursos naturales y la calidad de mano de obra de este lugar, se han venido estableciendo industrias y se ha diversificado su infraestructura, reconocemos el establecimiento de muchas empresas importantes, pero destaco las siguientes:

Alambrados y Circuitos Eléctricos, Refrescos Unión Embotelladora de Elite el Valle, Lear Corporation antes IGP- BGD, La Planta Yazaki y destaca por sus dimensiones y su inversión el Complejo Cervecero Heineken.

Vale la pena comentar que cuenta con dos secciones municipales muy importantes que son Lázaro Cárdenas y Guadalupe Victoria, que su población rebasa a muchos municipios del Estado, lo que fortalece al municipio en su nivel político.

San Pablo hoy Cd. Meoqui está destinado a ser un lugar exitoso en todos los sentidos, autoridades y ciudadanos hacen todo para vivir en armonía y en paz, mi reconocimiento a mi patria chica.

 

 

Francisco González Carrasco, Cronista de Meoqui.